Video del Camino Primitivo

Aquí tienes un video de pocos minutos sobre el Camino Primitivo

Se llama así porque cuando se descubrió la tumba de Santiago de Compostela el rey de Asturias hizo el Camino desde su palacio, en Oviedo, hasta Santiago de Compostela, fue el primer Camino, el Camino Primitivo.

Puedes empezar el León o antes y hacer parte del Camino Francés, luego el Camino del Salvador y finalmente el Camino Primitivo. Así te ganarás la “Salvadoreña” que te darán en Oviedo y la “Compostela” que te darán en Santiago. Si quieres llenar tu pared del pasillo con títulos sigue luego a Muxia y te darán la “Muxiana” y finalmente a Fisterra a por la “Fisterrana”. Por cierto cuando el Camino Primitivo te deje en Lugo puedes recorrer completa la muralla romana y comprar en una tienda de recuerdos un título numerado que expide la Asociación de amigos de la Muralla” y certifica que has estado allí. Sí, puedes llenar la pared del pasillo de recuerdos en forma de certificados.

El Camino Primitivo es  fantástico, auténtico, sus paisajes y sus gentes son maravillosos, una experiencia muy recomendable.

La página de este Camino con enlaces a las mejores guías y mapas y tracks la verás si pulsas aquí.

En el video verás esos paisajes y muchas cosas más.

Disfrútalo.

Espero que te guste.

!!! BUEN CAMINO PEREGRIN@ !!!

!!! ULTREIA ET SUSEIA !!!




Un Kit de primeros auxilios para el Camino de Santiago

Kit de botiquín

El Camino no se ha de ver enturbiado ni por un accidente ni por una enfermedad pero si ocurre conviene llevar un mínimo de remedios para llegar a un lugar donde pueda haber un médico.

Estoy pensando en pequeñas heridas o molestias porque ante un contratiempo grave es mejor avisar a emergencias.

Asimismo personas muy alérgicas, diabéticos, enfermos crónicos, etc. deben ir preparados para contratiempos previsibles y seguro que lo harán.

Ante cualquier duda sobre lo que es el Camino de Santiago o de tu idoneidad para hacerlo siempre es prudente consultar a tu médico de cabecera.

En febrero de 2013 ya escribí una entrada hablando de las enfermedades del peregrino, si quieres saber más desde aquí puedes verla.

Los kits que venden en tiendas y en farmacias son genéricos por lo que siempre es mejor preparar tu propio botiquín, ligero y suficiente.

Comprueba que lo que aquí expongo te es adecuado, que no eres alérgico a nada de ello, y pregunta a tu médico si no te va a hacer daño a ti. Yo uso lo que te digo porque me va bien, debes asegurarte de que también te va bien a ti.

Recuerda, además, que España es un país donde hay farmacia en cada pueblo así que tampoco hay que cargar muchas cosas. Los farmacéuticos no venden medicinas, en España los farmacéuticos prescriben y te pueden ayudar mucho.

No dejes el kit en un armario y lo retomes sin revisar al cabo de mucho tiempo, los productos pueden deteriorarse y echarse a perder, algo muy frustrante en caso de verdadera necesidad.

¿Cómo ha de ser un kit de primeros auxilios básico para el cuidado de pequeñas heridas y dolencias que pueden acontecer en el Camino de Santiago?

Ligero, un poco espartano, de poco volumen, con elementos muy útiles, en un contenedor pensado para ir en la mochila.

El estuche contenedor ha de ser ligero, mejor de un color visible.

botiquin/todocaminosantiago.com

El contenido ha de estar muy pensado, ha de servir para lo siguiente:

1 – Caídas con herida o torcedura.

2 – Dolor, fiebre.

3 – Hipoglucemia, gran cansancio.

4 – Cuidado de ampollas.

5 – Cuidado de tendinitis y contracturas musculares.

Vamos caso a caso:

1.a.Heridas

¿Como actuar ante una pequeña herida o corte?

Limpia la herida, si puedes.

Desinfecta con un antiséptico (Alcohol, agua oxigenada, yodo, clorhexidina,…)

Cubre la herida.

Elementos que yo llevo: Unas tijeras de colegial de punta redonda, son de plástico, solo metal en el corte y pesan muy poco pero cortan muy bien. Un sobre de gasas esterilizadas, que puedo cortar a medida de la herida. Esparadrapo muy adhesivo y muy ancho, sobretodo porque me va muy bien que sea así para los pies y las ampollas. Clorhexidina, hay varias marcas en tu farmacia de este producto, que es transparente y me gusta más que esos amarillos con iodo.

Si una herida muestra síntomas de infección lo apropiado es aplicar antibióticos y para ello lo mejor es ir a ver al médico. Yo no llevo antibióticos.

Botiquin/todocaminosantiago.com

1.b.Torceduras

Si tienes cerca un rio mete el tobillo en el agua para enfriarlo.

Aplica una pomada analgésica.

Elementos que yo llevo: Crema o gel de Etofenamato que también me vale si tengo dolor de espalda, de rodilla, etc.

2.Dolor, fiebre

Tomar productos analgésicos o antiinflamatorios que te haya recetado tu médico, porque tienen efectos secundarios, como puede ser Acetaminofén, Paracetamol, etc., Ibuprofeno, Diclofenaco, etc.

3.Hipoglucemia, gran cansancio

Si aparece mareo, visión borrosa, debilidad, palpitaciones, dolor de cabeza, sudor abundante injustificado, temblores, es que probablemente hay hipoglucemia, es decir, falta de glucosa.

Si no tienes un par de pastillas de glucosa en tu kit lleva azúcar o chocolate. Yo llevo chocolate.

4.Ampollas

Hace tiempo que hablé de las ampollas y dije, entre otras cosas, que nadie está libre de ampollas. Un nuevo calcetín, un nuevo calzado, un exceso de kilómetros, o de calor, pueden ser ampollas para el andarín más experimentado.

Resignación y tratamiento adecuado te permiten seguir caminando con un mínimo de molestias y a la semana las convierten en piel curtida.

Como lo mejor es prevenir te recomiendo que busques el equipo perfecto entre tu piel, un tipo de recubrimiento (crema), calcetín y calzado. En el calzado intervienen el tipo, la talla, la ventilación, el tipo de suela, la plantilla. En otra parte menciono una crema que usan los corredores de maratón que es sintética pero al igual que la vaselina evita la fricción. Yo uso esa crema sintética y me va bien pero si seme acaba uso cualquier vaselina. También llevo una plantilla extra de silicona que puedes comprar en farmacia o grandes superficies.

Si te ha salido las ampollas se necesita vaciar el agua que contienen, desinfectarlas, dejar un drenaje para que no se vuelvan a llenar (es lo que duele) y cubrirlas adecuadamente para poderte poner el calcetín y el calzado. Por la noche las dejo con el drenaje al aire y las cubro por la mañana para empezar a caminar.

Elementos que yo llevo: Aguja de coser muy gruesa (saquera), hilo de algodón trenzado ( ancho como tres de los usuales), clorhexidina, gasas, esparadrapo. Jeringuilla tipo insulina para inyectar en la ampolla clorhexidina, para desinfectarla por dentro, una vez drenada el agua.

botiquin/todocaminosantiago.com

En la foto he puesto dos carretes de hilo, el que llevo, el pequeño, y el grande que es de donde lo cojo. También he puesto un bote de 100cc de protector solar.

5.Tendinitis

Llevar poco peso e hidratarse adecuadamente la previenen pero si aparece la cura es detenerse unos días. La tendinitis es un aviso del cuerpo frente a males mayores y hay que hacer caso. Una vez vi, en Vilafranca del Bierzo una peregrina que volvía a casa con una rotura interna fruto de una tendinitis ocultada con pastillas que finalmente pasó factura.

Sin embargo un viejo peregrino me dijo una vez que cada generación escondía sus males de forma distinta, unos con vino, otros fumando plantas, otros con pastillas.

Ves al médico y bajo tu responsabilidad decide si tomas pastillas que enmascaren la tendinitis. Elementos que yo llevo: Pastillas de paracetamol y pastillas de ibuprofeno. Pomada de Etofenamato.

6.Otros contratiempos

Aunque lo puedes comprar en el Camino, en caso de necesidad, puedes llevar también:

Crema o protección solar, anti diarreico, alivio para las náuseas, laxante, antiácido, antihistamínico (picadas insectos), hidrocortisona (irritación de piel, hinchazón), tiritas de diversos tamaños, apósitos para las rozaduras, rodillera, tobillera, repelente para mosquitos, protector de labios, desinfectante de manos, guantes de látex, descongestionante, crema hidratante, preservativo, tiritas de mariposa (puntos de sutura), tapones para los oidos.

De todo lo anterior yo llevo protección solar re-envasada a una botellita plástica pequeña, repelente de mosquitos también re-envasado, preservativo, tapones para los oidos.

botiquin/todocaminosantiago.com

Una manta térmica de emergencia te puede sacar de apuros, yo llevo una, no pesa nada.

RESUMIENDO

Llevo un kit con lo siguiente:

Un contenedor de color llamativo ligero.

Una manta térmica

Aguja de coser ancha

Hilo de algodón trenzado ancho

Jeringuilla fina tipo insulina

Clorhexidina frasco pequeño

Gasa estéril, un paquete de cinco

Esparadrapo ancho muy adhesivo de tela

Tijeras escolares

Ibuprofeno

Paracetamol

Crema de Etofenamato

Medicinas para el tratamiento de mis enfermedades personales, que también tengo alguna.

 botiquin/todocaminosantiago.com

Espero que lo anterior te permita salir de un contratiempo con poco peso y mucha cabeza.

 !!!BUEN CAMINO PEREGRIN@!!!

 !!!ULTREIA ET SUSEIA!!!

 

 

 

 

 




Enfermedades del Peregrino: Ampollas, Tendinitis, etc.

ENFERMEDADES DEL PEREGRINO

Quiero hablar aquí de los males que aquejan a peregrinos por el hecho de hacer el Camino en condiciones poco adecuadas, no de enfermedades de cualquier otro tipo que vengan de antes.
Concretamente quiero mencionar las ampollas, las tendinitis y las torceduras de pie.

El ejercicio de caminar

Médicos, fisioterapeutas, expertos en nutrición: Tengan en cuenta que este es un web divulgativo por lo que todo lo que viene a continuación trata de explicar con sencillez cosas que son muy complejas. Así que perdonen la simplificación, un tanto mecanicista, que puede parecerles inexacta. Explico aquí lo que a mi me funciona y puede que a personas con metabolismos distintos no les vaya tan bien. Recomiendo prudencia.

Roces/Ampollas

Las ampollas son el más común de los males que atacan al peregrino. En todos los albergues se ven peregrinos que curan sus pies de este mal. Pero también se ve gente que no tiene nunca ampollas.
Hay pieles que son particularmente sensibles y por lo tanto propensas a sufrir rozaduras y ampollas pero también hay prácticas que facilitan que este mal aparezca.

Es mi caso, (y conozco otra gente a la que le ocurre) si estreno sandalias en verano voy a acabar con una ampolla reventada en el tobillo, donde me va rozando la cinta de la sandalia por atrás. Así que si que he tenido ampollas y siempre han sido por roce y por calor.

El Calzado

Sin embargo, en el camino prácticamente nunca he sufrido de ampollas ya que llevo calzado muy ventilado y suelto.
Así que es cierto que hay pieles propensas pero también que hay circunstancias quefavorecen la aparición de ampollas.

Las ampollas aparecen por roce, humedad, sudor, calor, o por una combinación de lo anterior.
Nunca me ducho por la mañana si he de caminar. Me ducho por la tarde al llegar al albergue. No es bueno reblandecer mis pies antes de andar, sin embargo si en verano en el camino encuentro un río aprovecho para enfriar los pies yi luego doy tiempo a que se sequen al sol.

Por la mañana

Cada mañana antes de salir del albergue unto mis pies de vaselina, pomada.
Los entrenamientos previos me indicaron cual es el mejor tratamiento para mí. Probé el aceite y el alcohol de romero, el talco, cremas de diferentes marcas y me he quedado con el Lube Skin o la vaselina.

Cuido que el calcetín quede tenso y no forme ninguna arruga, cada arruga puede, fácilmente, ser una ampolla.
Como he usado el calzado en los entrenamientos ya no me rozan. Estrenar botas o zapatillas en el camino es un seguro de ampolla.
Así y todo si en cualquier momento notas dolor en el pie soluciónalo de inmediato. Párate, sácate el zapato y el calcetín, obsérvate el pie y resuelve el problema que te pueda producir un problema mayor.

Viaja ligero

Procura cargar el mínimo peso posible encima así evitarás algo de sudor y posibilidades de ampollas.
Si a pesar de todo sufres una ampolla, o quieres asistir a alguien que las tenga, conviene que sepas que hacer para que no vaya a peor.

Recomiendo vaciar la ampolla de líquido, que es lo que duele, y para ello en tu botiquín no debería faltar una jeringuilla pequeña, de las que usan los diabéticos para la insulina. Nunca la uses con varias persona. Las jeringuillas siempre han de ser de uso personal e intransferible. Si quieres ayudar a otro y la usas con él regálasela y cómprate otra jeringuilla para ti en la siguiente farmacia.

Como eres muy valiente y soportas bien el escozor puedes inyectar en la ampolla mercurocromo para que seque y cicatrice durante la noche. Puede que en los días posteriores se siga llenando de líquido has de vaciarlo cada día con la jeringuilla y haciendo un agujero que drene.

Drenar la ampolla

También recomiendo poner un hilo que atraviese la ampolla para que drene el líquido,  muchos libros y guías que te lo dicen así,  en mi caso uso una aguja grande, casi del tipo saquera y un hilo de algodón y de tres hilos trenzados. Así el agujero no se cierre y el hilo drena facilmente. Al cabo de un par de dias bajo la piel de la ampolla aparece otra muy resistente, casi un callo.

Puedes colocar un apósito de segunda piel o una gasa fina con esparadrapo de tela sobre la ampolla como protección pero procura que quede acceso a una parte de la ampolla para poder drenar el líquido.

Deshidratación/Tendinitis

Uno de los peores enemigos del andarín es la tendinitis. Se manifiesta como un dolor intenso de un músculo o grupo muscular acompañado de una inflamación a veces alarmante.

Lo que duele y es así porque está lesionado es el tendón, que es el extremo del músculo, dónde éste se sujeta al hueso.
La única cura es el descanso hasta que desaparece la lesión. Hablo de estarse quietecito varios días.

Así los médicos que dan soporte al peregrino suelen decir que se puede entrar en Santiago de muchas maneras: A pie, a caballo, en bicicleta, en tren, en avión,…, y en silla de ruedas por la rotura de un tendón. Las drogas farmacéuticas solo ocultan el dolor y puede llevar a un desgarro.

El dolor

El dolor y el cansancio son los avisos naturales que nos da nuestro cuerpo de que una lesión grave o la muerte pueden llegar.
Aunque la muerte o la lesión grave estén lejos hay que hacer caso y tomar medidas.
Para la tendinitis se suelen recetar, si el paciente no quiere descansar sino seguir el Camino, la toma de anti-inflamatorios y de analgésicos.

Anti-inflamatorios

Los anti inflamatorios se pueden tomar oralmente en pastillas y también se pueden aplicar sobre la zona dolorida ya que los hay en crema. Este producto no cura sino que desinflama la zona, para la curación se precisa dar descanso al grupo muscular afectado.

Analgesicos

Los analgésicos te drogan para que no sientas el dolor de la zona dañada. Resulta sorprendente la cantidad de gente que toma analgésicos para andar el Camino, el perfil típico es el de una persona de más de cuarenta años que anda con su pareja.

De la misma forma y con el perfil de chico joven que viaja en grupo existe otro tipo de caminante que fuma productos que no se venden en los estancos. La finalidad de unos y otros es tomar algo que aleje el dolor y el cansancio. Hay otros que solucionan sus dolores con alcohol.

Definitivamente no recomiendo ninguna de estas fórmulas que te alejan del dolor de tu cuerpo. Aconsejo preverlo y prepararse adecuadamente.

Si el afectado no está demasiado lejos de Santiago y su dolor es poco con anti inflamatorios y analgésicos puede que llegue a Santiago pero una vez encontré en Villafranca del Bierzo una chica enyesada que trasladaban a casa por una rotura muscular fruto de una tendinitis no atendida. El músculo puede llegar a desgarrarse si no se hace caso del dolor y se sigue usando.

La Prevencion

La mejor medicina es la prevención. La mejor manera de no padecer tendinitis es no forzar los músculos y estar bien hidratado.

Sigue los consejos que te di antes para no forzar los músculos: Entrénate en caminar distancias largas y consigue un equipo ligero que no pese más de cinco kilos con el agua incluida.

Para estar hidratado sigue los consejos que te doy aquí y pruébalo en la práctica para saber que a ti te va bien. De nuevo hacer prácticas y entrenar es imprescindible para acercarte tanto como sea posible al éxito de tu Camino.

Cuando beber agua

Lo normal para una persona que no se haya preocupado especialmente por este tema es que beba cuando tiene sed.
Una persona así, poco informada, empieza una etapa por la mañana y al cabo de una hora u hora y media empieza a estar cansada y a tener sed. Parece lo normal pero se puede mejorar.

Ha pasado que durante esa hora ha estado sudando y ha ido cambiando el equilibrio electrolítico de su organismo, ha ido perdiendo sales minerales y agua. Por ello se siente cansada.

Lo usual es que cargue con la mayor parte del agua en su cantimplora la mayor parte del tiempo y llegue al final de la etapa con casi toda el agua que cargó al empezar a caminar. Es decir, ha cargado el peso todo el tiempo sin ningún sentido. Dice un conocido caminante americano que eso es un error estratégico.

Si esa persona hubiera empezado la jornada bien hidratada el cansancio hubiera aparecido más tarde. Si hubiera ido bebiendo sorbos durante todo el trayecto también habría llegado, al albergue, más descansada, y casi sin agua en la botella. Hubiera cargado menos peso que la otra persona y con mayor eficiencia.

¿Cómo salir bien hidratado?

Voy a simplificar mucho.
Primero es importante saber que el estómago no absorbe el agua. El intestino es quien lo hace. El estómago trabaja para absorber todos los nutrientes por lo que aunque solo bebas agua va a trabajar un rato, largo, intentando digerir lo que esa agua contiene y puede interesar a nuestro organismo.

Si bebes ahora te hidratarás dentro de una hora.

A no ser que bebas tanta agua que no quepa en el estómago y así y todo sigas bebiendo. Cuando esté lleno y siga llegando más abrirá la espita de seguridad, el píloro, y el agua llegará al intestino. Entonces te hidratas.
Generalmente la cantidad necesaria para llenar el estómago y que de paso al intestino ronda los dos litros.

Conclusión:

Para estar hidratado has de salir del albergue después de beber dos litros de agua.

O ¿?
Existe un truco para que no tengas que sentirte como una rana ahogada, para que no sea tan difícil estar hidratado al salir por la mañana.

Se trata de llenar el estómago de algo que le obligue a abrir el píloro rápidamente. Mi consejo es que optes por el agua con gas o por la gaseosa. Con medio litro de un agua con gas conseguirás hidratarte ya que antes del primer eructo tu píloro ya habrá dado paso al agua hacia el intestino. La hidratación es prácticamente inmediata.

En casi todos los supermercados del camino venden botellas de gaseosa de medio litro, compra una cada día y bébetela entera antes de salir del albergue. Estarás bien hidratado unas horas y te cansarás menos.

Dos botellas

Otro consejo útil es el de usar una botella de agua de la que no te de pereza beber a cada poco. Así será bueno que esté colgada cerca de tu mano, en un bolsillo. En un bolsillo de la mochila, en un cinturón. Es más fácil llevar dos botellas de medio litro desechables que una de un litro, o llevar tres de 300 cc. Te recomiendo que uses botellas de plástico desechables que pesan mucho menos que las cantimploras.

Si quieres que el agua se mantenga fresca tienes dos opciones: Dejar en el congelador de la nevera del albergue por la noche una de las botellas, se irá deshelando en el Camino o hacerte unas fundas de plasrtico de burbujas plateado. Yo uso la solución de las fundas de burbujas.

Alternativamente puedes usar un “camel-back” o sea bolsa de agua atrás en la mochila con un tubo que cuelgues cerca de tu boca. Pesa más que las botellas desechables.

O construirte una botella a medida. Casi todas las botellas de agua envasada de cualquier tamaño tienen el mismo tipo de tapón por lo que puedes hacerte un conjunto de tapón, tubo de plástico y pipeta que será casi eterno y podrás usar con cualquier botella de agua. Compra una pipeta de beber, de “camel-back” que suelen vender en tiendas de ciclismo y material deportivo. Busca en una ferretería un tubo de plástico que le encaje a la pipeta. Finalmente perfora un tapón de botella de plástico con un taladro poniendo debajo un mártir de madera vieja para que el agujero quede perfecto. Encaja cada cosa en su lugar y tendrás un conjunto estándar que usar en cualquier botella de agua envasada.

La finalidad de cualquiera de estas soluciones es que bebas casi constantemente, rellenes tu botella en una fuente si te hace falta, y así no dejes nunca que tu cuerpo se deshidrate. Procura beber sin tener sed, la sed es el primer síntoma de deshidratación y cuando llega es porque estás deshidratándote. Eso es malo.

La hidratación es el mejor seguro contra la tendinitis.

Quemaduras por exposición al sol

Si tu piel es clara o eres una persona que se quema en la playa usa crema protectora y ropa fina pero que cubra brazos y piernas. Unas gafas de sol son muy útiles y una gorra con visera, mejor oscura, también.

Intoxicaciones

Cuida del agua que bebes si es de una fuente que no está marcada como potable. A veces la gente del lugar está acostumbrada a un agua que a ti te va a sentar mal.
No comas setas que no conozcas muy bien, ni tampoco frutas cogidas por ti directamente del árbol sin lavarlas antes.
No hagas comidas copiosas o muy fuertes durante el Camino. Cenar poco ayuda a dormir bien.

Picaduras de insectos

Los mosquitos, garrapatas, chinches y otros insectos pueden haber estado en contacto con animales a los que han chupado la sangre y luego picarte a ti provocándote hinchazones. Si te ocurre de forma grave acude a una farmacia o al médico. Generalmente se resuelve con pastillas.

En el tema de los insectos la prevención es el mejor aliado. Lleva loción anti mosquitos en un bote pequeño para no llevar el original que no vas a gastar y pesa mucho. Hay lociones para la ropa y la mochila que espantan los insectos y duran tres meses o cinco lavados.
Hay lociones específicas que alejan los chinches de tus cosas.

Sé cuidadoso y no dejes la mochila en cualquier parte en el campo, luego no se te ocurra dejarla sobre la cama, déjala en una silla o en el suelo.

Sobrepeso/Cansancio y torceduras

Es importante que tengas en cuenta que el camino de Santiago nunca ha de ser el lugar en el que hayas decidido perder peso. Nunca es un lugar el que vas a hacer dieta.
Si no te alimentas correctamente no vas a acabar el camino y vas a enfermar.

Lo usual en el camino es que tu peso aumente pero simultáneamente ocurrirá que tu talla disminuya. Eso ocurre porque cambias grasa por músculo.

Si miras un jamón verás que lo blanco, la grasa es poco pesada para su volumen mientras que lo rojo, el músculo pesa más, es más denso. Al ejercitar tu cuerpo consumes grasa y crece tu músculo por ello baja tu talla y sube tu peso.

Unas semanas antes de empezar un Camino de Santiago procuro desintoxicarme y comer cosas sanas. Fruta, verduras, pescados, ave, carne, a la plancha. Evito los productos elaborados y las grasas saturadas. Así pierdo un poco de peso y me desintoxico de lo que como “de paisano”.

Conclusión

A menudo les comento a los amigos que no creo que el Santo se sienta satisfecho de que a su casa, La Catedral de Santiago de Compostela, lleguen gentes heridas y sufriendo.
Mi objetivo con estos comentarios es ayudar a que todo el que me lea intente llegar sano y salvo, que disfrute de este Camino.

 

¡! BUEN CAMINO PEREGRINO ¡!
¡! ULTREIA ET SUSEIA ¡!